FALSOS TECHOS. TIPOS Y VENTAJAS

on 24 febrero, 2021

Desde la llegada de la tabiquería seca y las nuevas técnicas vanguardistas, la manera de construir, reformar y rehabilitar viviendas y todo tipo de obras ha cambiado para siempre.

Gracias a los excelentes trabajos en investigación y desarrollo que se han llevado a cabo durante los últimas año en arquitectura e interiorismo, hoy en día existe la posibilidad de hacer construcciones que sean estéticas y atractivas a la vez que funcionales.

Precisamente, esto es lo que se consigue con la instalación de falsos techos, además de muchas más ventajas y posibilidades decorativas infinitas. Como punto de partida, vamos a definir qué es un falso techo.

¿QUÉ ES UN FALSO TECHO?

El falso techo es un tipo de obra o instalación que consiste en la colocación de un segundo techo por debajo del original, dejando un espacio hueco entre ambos.

Por tanto, el falso techo se instala sin necesidad de modificar, alterar o quitar el techo original, por lo que es una opción ideal para reformas y rehabilitaciones.

Los falsos techos pueden ser instalados en prácticamente todo tipo de obras y construcciones, aunque lo ideal sería que haya una distancia mínima de 2,2 metros desde el suelo al falso techo.

 

VENTAJAS DE LOS FALSOS TECHOS

Ocultar instalaciones y canalizaciones

El espacio libre que queda entre el techo original y el nuevo falso techo puede ser aprovechado para ocultar todo tipo de instalaciones eléctricas, paso de cables, tomas de corriente, etc. también puede albergar la distribución de los conductos de los sistemas de calefacción y aire acondicionado. El falso techo ofrece una solución perfecta al desorden, evitando que las instalaciones queden visibles.

Además, si optas por un techo registrable, tendrás acceso directo y sencillo a todas esas instalaciones ocultas, por lo que las tareas de mantenimiento serán muy sencillas. Más adelante veremos qué es un techo registrable.

Aislamiento térmico

El falso techo ayudará a mantener una temperatura más constante en el interior, aislando del frío en invierno y del calor en verano. El aire caliente tiende a subir por lo que, al bajar el techo se reduce la distancia por la que se distribuye el calor.

Por otro lado, el espacio libre entre el techo original y el falso techo también actúa de barrera aislante. Para mejorar todavía más el aislamiento, se puede instalar cualquier tipo de material aislante tipo lana de roca o lana de vidrio.

Absorción acústica

La instalación de un falso techo aumentará la absorción acústica y, por tanto, reducirá la transmisión de ruido, mejorando el confort de la habitación. Existen 3 razones por las que un falso techo aísla del ruido. La primera es debido a la cámara de aire que se crea entre ambos techos ofrece una protección frente a cualquier tipo de ruido proveniente de la planta superior. En segundo lugar, al reducir la altura del suelo al techo, se reduce el eco de la habitación. Por último, se puede usar cualquier tipo de material aislante que mejora todavía más el aislamiento.

Resistencia al fuego y a la humedad

Un falso techo se puede construir de muy diversos materiales (lo veremos más adelante). Puedes optar por usar placas de yeso laminado resistentes al fuego y/o a la humedad, dando un ‘plus’ al falso techo.

Será interesante usar placas resistentes a la humedad en zonas como baños, aseos o cocinas y placas resistentes al fuego en zonas expuestas a altas temperaturas o en edificios dónde sea necesario por legislación.

Estética

Si algo ofrece la instalación de un falso techo es la mejora estética. Actualmente, hay disponibles una infinidad de materiales como escayola, placa de yeso laminado, aluminio, PVC, madera, etc. No tendrás problemas en encontrar el material más adecuado para ti, y que combine perfectamente con el resto de los elementos de la habitación donde se vaya a instalar el falso techo.

Iluminación

Otra de las funciones principales de un techo es albergar la iluminación. Un falso techo ofrece interminables alternativas de iluminación. Puede optar por instalar lámparas colgantes, tiras de led, ojos de buey, etc.

El falso techo ofrece la posibilidad de instalar candilejas, que consiste en colocar el falso techo a distintas alturas. Con esta técnica dispondrás   de una iluminación ambiental indirecta, muy cálida y acogedora. Además, recuerda que la instalación eléctrica queda ‘escondida’ y es de fácil acceso.

Ahorro energético

Gracias a reducir el volumen de la habitación, será necesario aplicar menos energía para enfriar y calentar. A su vez, la colocación de aislamiento contribuirá a mantener la temperatura más constante y a retener por más tiempo ese frío o calor aplicados.

 

TIPOS DE FALSOS TECHOS

En función de su colocación, se distinguen principalmente 2 tipos de techos.

Techos continuos

Se trata de techos fijos colocados sobre una estructura de montantes. Los materiales más utilizados para techos continuos son placas de yeso laminado y escayola.

Como su propio nombre indica, son techos continuos que no permiten el acceso a la parte superior, por lo que son más utilizados en viviendas particulares.

Se colocan a unos 15-20 centímetros del techo original y pueden albergar aislamiento.

Los techos continuos necesitan un cierto mantenimiento, por lo que, a pesar de ser más económicos que los registrables, hay que tener presento un cierto sobrecoste en tareas de mantenimiento.

Techos registrables

También conocidos como techos desmontables, se asientan sobre una estructura metálica anclada a unos 15-20 centímetros del techo original, de manera que el falso techo queda suspendido.

Sobre la estructura metálica se instalan paneles que pueden ser de muy diversos materiales, ofreciendo muchas más alternativas en cuanto a calidades y acabados que los techos continuos.

Estos techos tienen la ventaja de que ofrecen un fácil acceso a la parte superior. Es muy usado en oficinas, supermercados, etc. donde de manera frecuente es necesario acceder a la instalación eléctrica, de agua, etc.

Su instalación y desmontaje se realiza de forma muy rápida y también pueden usar aislamiento.

 

MATERIALES PARA FALSOS TECHOS

En la actualidad, existe una enorme variedad de materiales disponibles para instalar falsos techos. Algunos de ellos son meramente estéticos, pero la mayoría de los materiales ofrecen una serie de características técnicas y funcionales que deberías valorar antes de decantarte por uno u otro.

A continuación, enumeramos los materiales más conocidos y usadas para la instalación de falsos techos.

Escayola

La escayola es un material ampliamente utilizado, desde hace mucho tiempo, para techos, sobre todo para reformas de viviendas particulares. Se trata de un material muy ligero, fácil de trabajar y muy versátil.

Cabe destacar que la escayola es un material muy decorativo. El mayor inconveniente de la escayola es el escaso aislamiento.

También hay disponibles placas de escayola en diferentes acabados para techos registrables, mejorando considerablemente las capacidades de aislamiento del techo.

Placas de yeso laminado

Las placas de yeso laminado o cartón yeso (no confundir con Pladur que es una marca comercial) son el material más versátil y polivalente, ya que se utilizan en techos, tabiques, trasdosados, etc. Si quieres conocer más detalles sobre este material, pincha aquí para leer nuestro Post sobre ‘tabiquería seca’.

Con placas de yeso laminado se pueden construir tanto techos continuos como techos registrables con y sin aislamiento. Por tanto, ofrecen un abanico enorme de posibilidades de personalización y funcionalidad. Además, puesto que hay placas de yeso laminado con diferentes funciones como protección contra la humedad, fuego, etc. puedes aumentar la funcionalidad del falso techo usando una de estas placas.

Techos de lamas horizontales

Los techos de lamas pueden ser de diferentes materiales como aluminio, madera, PVC, vinilo, etc. Normalmente, estos techos permiten el acceso, por lo que las tareas de mantenimiento son bastante fáciles.

Lana de madera

Se trata de un material bastante novedoso, orgánico y sostenible. Se suministra en forma de placas, de diferentes dimensiones, acabados y colores. Estas placas poseen una excelente capacidad de aislamiento acústico, por lo que son una solución ideal para techos registrables funcionales y estéticamente muy atractivos y cálidos.

Techos metálicos

Son techos principalmente estéticos que se pueden encontrar de diferentes metales como aluminio o acero. Están disponibles en lamas horizontales, bandejas metálicas y macrocélulas. Son especialmente interesantes en edificios dónde es necesario cierta protección contra el fuego.

Fibra de vidrio

Las placas de fibra de vidrio para techos registrables son un material bastante poroso, por lo que son una opción ideal para reducir la reverberación y, por tanto, contribuir al aislamiento acústico.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *