CÓMO CONSTRUIR TABIQUE DE PLADUR

on 22 abril, 2021

Conocido popularmente como tabique de pladur (recuerden que se trata de una marca comercial) es probablemente la manera más sencilla de construir tabiques para separar estancias o habitaciones interiores.

Cada vez es más frecuente encontrar tabiques de yeso laminado en alternativa al ladrillo, ya que no sólo es más fácil, rápido y limpio, sino que además tienes muchas ventajas funcionales.

Si todavía no sabes qué es la ‘tabiquería seca’ y no conoces todas sus ventajas, visita nuestro artículo Tabiquería seca. Definición y ventajas y descúbrelo todo.

En este Post, te explicamos los pasos a seguir y los conceptos básicos para que tú mismo puedas construir un tabique con placas de yeso laminado, también conocidas como placas de cartón yeso. ¡Vamos al lío!


PLANTEAMIENTO PREVIO

Antes de empezar a construir nada, se deben tener claros varios aspectos:

  1. La tabiquería seca destaca, entre otros motivos, por su polivalencia. En el mercado existen muchos tipos de placas, aislamientos, etc. por lo que primero hay que tener claro que es lo que necesitas y con qué presupuesto cuentas. Se puede optar por colocar o no aislamiento, colocar placas simples o dobles, etc. También hay placas con diferentes medidas y características. Si tienes duda, lo mejor es consultar a un profesional que te aconseje la mejor elección para ti.
  2. Grosor del tabique. Los segundo a considerar es la medida del grosor del tabique. Debes elegir uno u otro grosor en función de la altura y el propósito del tabique. Una vez lo tengas claro, elegirás la perfilería adecuada para el tabique planteado. Puedes consultarnos pinchando aquí si tienes alguna duda. La medida del grosor de la perfilería es muy importante, ya que los montantes, los canales, el aislamiento y la banda acústica deben ser de idéntico grosor.

 

MATERIALES Y HERRAMIENTAS

Una vez se tienen claras las necesidades y los objetivos que debe cumplir el tabique, el siguiente paso es conseguir todos los materiales necesarios. De manera general, para levantar un tabique de yeso laminado te harán falta los siguientes materiales:

  • Perfilería de metal. Serán necesarios los canales, que son los perfiles que van anclados al suelo y al techo y los montantes, que son los perfiles que se colocan verticalmente, de manera perpendicular a los canales. Hay perfiles de diferentes medidas, siendo el más habitual de 48mm.
  • Banda acústica (banda estanca). La banda acústica se coloca entre los canales y el suelo y entre los montantes y la pared. Tiene la función de reducir vibraciones y contribuir al aislamiento térmico y acústico del tabique. Recuerda que debe tener el mismo grosos que la perfilería.
  • Placas de yeso laminado. La placa de yeso laminado es el elemento más importante del tabique. Debes elegir la placa más adecuada para las necesidades del tabique. Puedes optar por placas normales tipo A pero también por placas resistentes a la humedad, al fuego, etc. 3 de los principales fabricantes de placas de cartón yeso son Knauf, Pladur y Placo.
  • Material aislante. Para mejorar las características de aislamiento de las placas, puedes optar por instalar material aislante. Normalmente se usa lana de roca mineral, pero hay muchos tipos de aislamiento diferentes. El aislante se coloca encajado entre los perfiles montantes.
  • Tornillos y tacos
  • Cúter
  • Tijera de chapa
  • Radial
  • Martillo de goma
  • Nivel

CONSTRUIR UN TABIQUE DE YESO LAMINADO

Toma de medidas

Lo primero que debes hacer es tomar las medidas exactas del lugar donde se va a colocar el nuevo tabique. Este paso es muy importante, así que, tómate tu tiempo y ayúdate de un plano si lo necesitas.

Una vez tomadas las medidas, marca en el suelo, el techo y la pared las zonas donde se van a fijar los perfiles metálicos.

Fijación del canal inferior

Sobre las marcas del suelo, coloca el primer montante ya con la banda acústica pegada (es una cinta de doble cara por lo que es muy sencillo de colocar). Cuando lo tengas en el lugar indicado, fíjalo al suelo usando un taladro para hacer un agujero y un tornillo y taco especiales de tabiquería seca (ver foto). Sería aconsejable empezar por las puntas. Para conseguir una buena fijación, la distancia máxima aconsejada entre tornillos es de 60mm.

Nota*. Puede que tengas que cortar los canales. Para ello, lo mejor es utilizar una tijera de chapa. Para cortar el perfil, se hacen 2 cortes rectos en las “alas”, después se dobla y se corta la parte central.

Colocación del montante apoyado en pared

Puede que tu nuevo tabique apoye en una pared, en 2 o en ninguna. Lo más normal es que apoye solamente en una.

En primer lugar, coloca el montante que va pegado a la pared. Recuerda que los montantes que vayan “apoyados” en pared, deben llevar cinta estanca al igual que ocurría con los canales.

El montante va encajado dentro de los canales (el montante es algún milímetro más estrecho). Para colocar el montante que va en pared, utiliza un nivel para asegurar que está totalmente recto. La fijación a la pared se hará del mismo modo que los canales, usando un taladro y tornillos y tacos de tabiquería seca.

Colocación del canal superior

Al igual que con el canal del suelo, coloca el canal superior fijado al techo. Recuerda que, al igual que el canal inferior, éste también lleva colocado la banda acústica.

Colocación de los siguientes perfiles

Una vez colocado los canales de suelo y techo y el montante apoyado en pared, se coloca el montante del otro extremo (el que no va apoyado en pared). De esta manera tendremos una estructura con forma de marco.

Seguidamente, marcaremos el canal inferior a la distancia en que pondremos en resto de los perfiles (normalmente se colocan a 40 o 60 mm).

Ejemplo. Si vas a poner los perfiles a 60mm marca el canal inferior a 60, 120m 180, 240mm etc.

Nota*. Todos los perfiles deben ir colocados en el mismo sentido.

A continuación, coloca el resto de los montantes intermedios, realizando un simple giro para el montante se acople a los canales inferior y superior. Los montantes que no estén en contacto con la pared no llevan banda acústica ni tampoco se atornillan. Usa un nivel para que queden completamente rectos.

Nota*. La distancia aconsejada entre montantes es de 400mm, aunque en algunos casos puede ser un poco superior.

Placas de Yeso Laminado

Ya tienes toda la estructura montada. Ahora hay que colocar las placas de yeso laminado. Primero se colocan todas las placas de una cara.

Nota*. Las placas nunca pueden ir apoyadas directamente sobre el suelo. Es importante dejar una distancia de unos 2 centímetros entre las placas y el suelo, para evitar problemas de humedad.

Las placas vienen con unas marcas que indican el lugar donde se debe atornillar. Normalmente vienen marcadas a 40 y 60 mm para que el tornillo quede justo sobre el perfil.

Se suelen usar tornillos de 25 mm ya que es suficiente con que el tornillo atraviese un poco la placa. Puedes usar una broca especial de tabiquería que evitará que el tornillo penetre demasiado, ya que la propia broca hace de tope.

Nota*. Para cortar las placas se usa normalmente un cúter. ¡Es muy sencillo!

Aislamiento

Una vez colocada la primera cara al completo, llega el momento de poner el aislamiento, en caso de que hayas decidido ponerlo.

Normalmente se usa lana mineral, la cual se suministra en láminas pre-cortadas a la medida necesaria para que encaje entre 2 perfiles.

Si tienes que hacer algún tipo de instalación eléctrica o de fontanería, es el momento de llevarlo a cabo.

Segunda cara de yeso laminado

Una vez colocado el aislamiento y hechas todas las instalaciones necesarias, se procede a la colocación de la segunda cara del tabique.

Se hace de la misma manera que la primera cara, por lo que esto no presenta mayor dificultad.

 

TRATAMIENTO DE JUNTAS

Con el uso de pasta de agarre, se tapan todos los desperfectos originados con el atornillado. El objetivo de este paso es conseguir una superficie totalmente plana y sin holguras.

La pasta se aplica muy fácilmente con la ayuda de una espátula de metal.

Posteriormente, se procede al tratamiento de juntas. Este proceso consiste en tapar todas las juntas entre placas, entre placa y pared y entre placa y techos con cinta.

Se emplea una cinta de papel microperforada, que se pega a las placas gracias al uso de pasta.

Para las esquinas, se usa una cinta especial que contiene 2 delgadas láminas metálicas, una por cada lado de la esquina.

Para la colocación de la cinta, primero se aplica una buena capa de pasta sobre la que se pega la cinta. Se hace presión para que la cinta se adhiera y posteriormente se retira el sobrante con ayuda de la espátula.

Una vez tapadas todas las juntas, se dejará secar durante al menos 8 horas.

Cuando la pasta esté totalmente seca, se hará el primer tendido. Este proceso consiste en la aplicación de otra capa de pasta para tapar completamente la cinta y que quede una superficie plana.

Trascurridas otras 8 horas y una vez la pasta esté seca, se pasará una lija fina en toda la superficie con pasta y se hará seguidamente el segundo y último tendido sobre todas las cintas y las cabezas de los tornillos.

Finalizado este último proceso de lijado, el tabique estaría ya colocado y listo para pintar o el tratamiento que se le vaya a aplicar.


CONCLUSIÓN

Como has podido comprobar, levantar un tabique de yeso laminado es una tarea bastante sencilla y que, además, requiere de muy pocas herramientas para su completa instalación.

FALSOS TECHOS. TIPOS Y VENTAJAS

on 24 febrero, 2021

Desde la llegada de la tabiquería seca y las nuevas técnicas vanguardistas, la manera de construir, reformar y rehabilitar viviendas y todo tipo de obras ha cambiado para siempre.

Gracias a los excelentes trabajos en investigación y desarrollo que se han llevado a cabo durante los últimas año en arquitectura e interiorismo, hoy en día existe la posibilidad de hacer construcciones que sean estéticas y atractivas a la vez que funcionales.

Precisamente, esto es lo que se consigue con la instalación de falsos techos, además de muchas más ventajas y posibilidades decorativas infinitas. Como punto de partida, vamos a definir qué es un falso techo.

¿QUÉ ES UN FALSO TECHO?

El falso techo es un tipo de obra o instalación que consiste en la colocación de un segundo techo por debajo del original, dejando un espacio hueco entre ambos.

Por tanto, el falso techo se instala sin necesidad de modificar, alterar o quitar el techo original, por lo que es una opción ideal para reformas y rehabilitaciones.

Los falsos techos pueden ser instalados en prácticamente todo tipo de obras y construcciones, aunque lo ideal sería que haya una distancia mínima de 2,2 metros desde el suelo al falso techo.

 

VENTAJAS DE LOS FALSOS TECHOS

Ocultar instalaciones y canalizaciones

El espacio libre que queda entre el techo original y el nuevo falso techo puede ser aprovechado para ocultar todo tipo de instalaciones eléctricas, paso de cables, tomas de corriente, etc. también puede albergar la distribución de los conductos de los sistemas de calefacción y aire acondicionado. El falso techo ofrece una solución perfecta al desorden, evitando que las instalaciones queden visibles.

Además, si optas por un techo registrable, tendrás acceso directo y sencillo a todas esas instalaciones ocultas, por lo que las tareas de mantenimiento serán muy sencillas. Más adelante veremos qué es un techo registrable.

Aislamiento térmico

El falso techo ayudará a mantener una temperatura más constante en el interior, aislando del frío en invierno y del calor en verano. El aire caliente tiende a subir por lo que, al bajar el techo se reduce la distancia por la que se distribuye el calor.

Por otro lado, el espacio libre entre el techo original y el falso techo también actúa de barrera aislante. Para mejorar todavía más el aislamiento, se puede instalar cualquier tipo de material aislante tipo lana de roca o lana de vidrio.

Absorción acústica

La instalación de un falso techo aumentará la absorción acústica y, por tanto, reducirá la transmisión de ruido, mejorando el confort de la habitación. Existen 3 razones por las que un falso techo aísla del ruido. La primera es debido a la cámara de aire que se crea entre ambos techos ofrece una protección frente a cualquier tipo de ruido proveniente de la planta superior. En segundo lugar, al reducir la altura del suelo al techo, se reduce el eco de la habitación. Por último, se puede usar cualquier tipo de material aislante que mejora todavía más el aislamiento.

Resistencia al fuego y a la humedad

Un falso techo se puede construir de muy diversos materiales (lo veremos más adelante). Puedes optar por usar placas de yeso laminado resistentes al fuego y/o a la humedad, dando un ‘plus’ al falso techo.

Será interesante usar placas resistentes a la humedad en zonas como baños, aseos o cocinas y placas resistentes al fuego en zonas expuestas a altas temperaturas o en edificios dónde sea necesario por legislación.

Estética

Si algo ofrece la instalación de un falso techo es la mejora estética. Actualmente, hay disponibles una infinidad de materiales como escayola, placa de yeso laminado, aluminio, PVC, madera, etc. No tendrás problemas en encontrar el material más adecuado para ti, y que combine perfectamente con el resto de los elementos de la habitación donde se vaya a instalar el falso techo.

Iluminación

Otra de las funciones principales de un techo es albergar la iluminación. Un falso techo ofrece interminables alternativas de iluminación. Puede optar por instalar lámparas colgantes, tiras de led, ojos de buey, etc.

El falso techo ofrece la posibilidad de instalar candilejas, que consiste en colocar el falso techo a distintas alturas. Con esta técnica dispondrás   de una iluminación ambiental indirecta, muy cálida y acogedora. Además, recuerda que la instalación eléctrica queda ‘escondida’ y es de fácil acceso.

Ahorro energético

Gracias a reducir el volumen de la habitación, será necesario aplicar menos energía para enfriar y calentar. A su vez, la colocación de aislamiento contribuirá a mantener la temperatura más constante y a retener por más tiempo ese frío o calor aplicados.

 

TIPOS DE FALSOS TECHOS

En función de su colocación, se distinguen principalmente 2 tipos de techos.

Techos continuos

Se trata de techos fijos colocados sobre una estructura de montantes. Los materiales más utilizados para techos continuos son placas de yeso laminado y escayola.

Como su propio nombre indica, son techos continuos que no permiten el acceso a la parte superior, por lo que son más utilizados en viviendas particulares.

Se colocan a unos 15-20 centímetros del techo original y pueden albergar aislamiento.

Los techos continuos necesitan un cierto mantenimiento, por lo que, a pesar de ser más económicos que los registrables, hay que tener presento un cierto sobrecoste en tareas de mantenimiento.

Techos registrables

También conocidos como techos desmontables, se asientan sobre una estructura metálica anclada a unos 15-20 centímetros del techo original, de manera que el falso techo queda suspendido.

Sobre la estructura metálica se instalan paneles que pueden ser de muy diversos materiales, ofreciendo muchas más alternativas en cuanto a calidades y acabados que los techos continuos.

Estos techos tienen la ventaja de que ofrecen un fácil acceso a la parte superior. Es muy usado en oficinas, supermercados, etc. donde de manera frecuente es necesario acceder a la instalación eléctrica, de agua, etc.

Su instalación y desmontaje se realiza de forma muy rápida y también pueden usar aislamiento.

 

MATERIALES PARA FALSOS TECHOS

En la actualidad, existe una enorme variedad de materiales disponibles para instalar falsos techos. Algunos de ellos son meramente estéticos, pero la mayoría de los materiales ofrecen una serie de características técnicas y funcionales que deberías valorar antes de decantarte por uno u otro.

A continuación, enumeramos los materiales más conocidos y usadas para la instalación de falsos techos.

Escayola

La escayola es un material ampliamente utilizado, desde hace mucho tiempo, para techos, sobre todo para reformas de viviendas particulares. Se trata de un material muy ligero, fácil de trabajar y muy versátil.

Cabe destacar que la escayola es un material muy decorativo. El mayor inconveniente de la escayola es el escaso aislamiento.

También hay disponibles placas de escayola en diferentes acabados para techos registrables, mejorando considerablemente las capacidades de aislamiento del techo.

Placas de yeso laminado

Las placas de yeso laminado o cartón yeso (no confundir con Pladur que es una marca comercial) son el material más versátil y polivalente, ya que se utilizan en techos, tabiques, trasdosados, etc. Si quieres conocer más detalles sobre este material, pincha aquí para leer nuestro Post sobre ‘tabiquería seca’.

Con placas de yeso laminado se pueden construir tanto techos continuos como techos registrables con y sin aislamiento. Por tanto, ofrecen un abanico enorme de posibilidades de personalización y funcionalidad. Además, puesto que hay placas de yeso laminado con diferentes funciones como protección contra la humedad, fuego, etc. puedes aumentar la funcionalidad del falso techo usando una de estas placas.

Techos de lamas horizontales

Los techos de lamas pueden ser de diferentes materiales como aluminio, madera, PVC, vinilo, etc. Normalmente, estos techos permiten el acceso, por lo que las tareas de mantenimiento son bastante fáciles.

Lana de madera

Se trata de un material bastante novedoso, orgánico y sostenible. Se suministra en forma de placas, de diferentes dimensiones, acabados y colores. Estas placas poseen una excelente capacidad de aislamiento acústico, por lo que son una solución ideal para techos registrables funcionales y estéticamente muy atractivos y cálidos.

Techos metálicos

Son techos principalmente estéticos que se pueden encontrar de diferentes metales como aluminio o acero. Están disponibles en lamas horizontales, bandejas metálicas y macrocélulas. Son especialmente interesantes en edificios dónde es necesario cierta protección contra el fuego.

Fibra de vidrio

Las placas de fibra de vidrio para techos registrables son un material bastante poroso, por lo que son una opción ideal para reducir la reverberación y, por tanto, contribuir al aislamiento acústico.

TABIQUERÍA SECA. DEFINICIÓN Y VENTAJAS

on 1 febrero, 2021

Desde hace mucho tiempo, se ha venido utilizando el ladrillo como método de construcción tradicional. Hasta hace poco tiempo, no se conocían alternativas existentes, pero con la llegada y la evolución de las placas de cartón yeso, esto ha cambiado para siempre.

Desde que el uso de tabiquería seca empezó a popularizarte en España, se empleaba principalmente en obras comerciales e industriales. Hoy día, el uso de tabiquería seca es cada vez más frecuente también para viviendas privadas, ya sean de nueva construcción, reformas o rehabilitaciones.

Son muchos los motivos por los que cada vez más profesionales se decantan por el uso de tabiquería seca en alternativa al ladrillo, ya que este novedoso método cuenta con innumerables ventajas. Si quieres conocer más sobre la tabiquería seca y cuáles son sus ventajas, quédate y sigue leyendo.

tabique de pladur 

TABIQUERÍA SECA… ¿QUÉ ES?

Se conoce como tabiquería seca a un sistema de construcción de tabiques que utiliza placas de yeso laminado (PYL) atornilladas sobre una estructura metálica de acero galvanizado. Por tanto, al no usar cemento ni argamasa recibe el apellido «seca».

Es muy conocida la marca pladur, por lo que en muchas ocasiones a las placas de yeso laminado se les llama placas de pladur. No debe confundirse, ya que pladur es una marca y no un material en sí. Hay otras muchas marcas conocidas como Knauf o Placo.

La estructura metálica sirve como guía horizontal y vertical, ya que se ancla al edificio, delimitando el espacio dónde se va a colocar el nuevo tabique. Las guías horizontales se fijan al techo y al suelo y las guías verticales se fijan a las guías horizontales.

Las guías dejan unos espacios entre ellas, los cuáles se pueden rellenar con material aislante térmico y/o acústico para mejorar las características del tabique. Las placas de yeso laminado se colocan directamente atornilladas sobre la estructura metálica. Hay diferentes técnicas y tipos de placas, lo veremos más adelante.

 

PRINCIPALES TIPOS DE PLACAS DE YESO LAMINAD

La rápida evolución de la tabiquería seca, ha provocado que a día de hoy, existan placas de yeso laminado muy funcionales y adaptadas a cualquier necesidad. A continuación, nombremos los tipos de placas más relevantes y más utilizadas.

Placas estándar

A este tipo de placas se le conoce como tipo A y son las más utilizadas, “las de toda la vida”. Tienen 2 caras, la trasera de color marrón y la delantera de color blanco. Se fabrican en diferentes grosores y medidas, pero normalmente son de 10, 13 o 15 mm de grosor. Tienen cierta resistencia a la humedad, e incluso se pueden humedecer ligeramente para crear curvas y arcos.

Placas resistentes a la humedad

Se identifican por su color verde y se les conoce como placas tipo H. Estas placas tienen aditivos que reducen la capacidad de absorción de agua.

Son ideales para zonas con elevada humedad permanente como baños y cocinas. Estas placas no son combustibles y mantienen sus propiedades intactas incluso 24 horas en contacto directo con agua.

Placas resistentes al fuego

También conocidas como tipo F y D, tienen un color rosa de fácil identificación. La fibra de vidrio del interior de estas placas proporciona una excelente resistencia al fuego. Hay diferentes placas en función del tiempo que resisten al fuego.

Este tipo de placa debe instalarse en construcciones donde, por normativa sea necesario garantizar resistencia al fuego y también en lugares de riesgo como cocinas, revestimiento de chimeneas, etc.

Placas acústicas

Se trata de placas de mayor densidad y una composición especial destinada a la reducción de ruido. Se identifican por su color azul. Según los diferentes fabricantes, con este tipo de placa se puede llegar a conseguir reducir el ruido hasta 4 dBA.

Son apropiadas para aquellos lugares donde la ausencia de ruido se hace indispensable, como hoteles, escuelas, hospitales, etc. pero cada vez con más frecuencia se están instalando en viviendas familiares.

Placas diamante

De color azul claro, son las placas todo-en-uno, ya que reúnen las propiedades acústicas, de resistencia al fuego y de resistencia a la humedad. Son, por tanto, las placas más completas. Están fabricada por una mezcla de yeso y fibra de vidrio.

Las magníficas prestaciones técnicas, como su gran versatilidad, las hacen idónea para zonas de alta concurrencia, donde los tabiques pudieran recibir golpes, zonas de humedad media y lugares donde se cuide el aislamiento acústico.

Placas de elevada resistencia

Estas placas de tipo I están diseñadas para tener una mejor resistencia a golpes e impactos. Podría decirse que son un producto intermedio entre las placas estándar tipo A y las diamante. Son fácilmente reconocibles por su color amarillo. Gracias a su composición, estas placas también poseen excelentes capacidades aislantes de ruido.

Están especialmente indicadas para zonas con elevado aglomeramiento o propensas a recibir goles o impactos, como colegios o centro comerciales.

Placas antirradiaciones

Son un tipo de placa muy especial, ya que están formadas por dos capas, una de yeso y otra de plomo. Cuanto más gruesa sea ésta última capa, mayor será la protección frente a irradiaciones. Estas placas son muy caras por lo que tienen un uso muy limitado.

Debido a sus peculiares características, el uso de estas placas se restringe a aquellos lugares con elevada radiación como hospitales o zonas industriales.

Placas de trillaje

Estas placas tienen una composición diferente, pues están compuestas por dos láminas de estándar unidas por una estructura interna de cartón, llamada trillaje, que proporciona resistencia al conjunto.

Por su composición, son ideales para la construcción de muebles, estanterías, librerías, etc. permitiendo crear muebles a medida de una manera rápida, limpia y económica.

tabique de placas de yeso laminado

 

VENTAJAS DE UTILIZAR TABIQUERÍA SECA

Si algo ha provocado el auge de la tabiquería seca en nueva construcción, rehabilitación y reformas, son las ventajas que este sistema ofrece en alternativa a otros métodos más tradicionales. Aquí te nombramos unas cuántas.

Rapidez de instalación

Al prescindir del tiempo de secado, se reduce considerablemente el tiempo de obra. Esto supone también un ahorro importante en mano de obra

Facilidad de instalación

Al contrario que los antiguos y tradicionales tabiques, las placas de cartón yeso son fáciles de manipular. Para construir un tabique de tabiquería seca, basta con cortar las placas a medida. Además, el hueco que queda en la estructura permite pasar instalaciones fácilmente, sin necesidad de rozas, a la vez que facilita el acceso posteriormente.

Ligereza

Las placas de cartón yeso son muy ligeras, por lo que no supondrán una sobrecarga en los forjados o estructura. El bajo peso de las láminas también facilita el manejo por parte de operarios de obra.

Fácil desmontaje y manipulación

Los tabiques tradicionales requieren de un elevado coste para hacer cualquier tipo de modificación. Sin embargo, el uso de yeso laminado permite cualquier tipo de modificación y desmontaje. Gracias a la cámara de aire se puede mover, modificar y acceder fácilmente a todas las instalaciones.

Limpieza

Uno de los grandes problemas de la construcción con ladrillo es la generación de mucho escombro. Con el sistema de placas de yeso laminado, el único escombro generado son los restos de placas sobrantes, que incluso se pueden aprovechar para cubrir otras zonas.

Aislamiento térmico y acústico

El uso de lanas y materiales aislantes colocados bajo las placas de yeso laminado mejoran el aislamiento térmico y acústico, y por tanto, aumentan el confort a la vez que suponen un ahorro de energía.

Acabado óptimo y liso

Al tratarse de placas prefabricadas, la calidad es muy elevada. El acabo es perfectamente liso, por lo que no se requerirá de un enlucido posterior. Además, soporta muy bien las cargas, por lo que se trata de un elemento muy decorativo.

Resistencia

En general, las placas de yeso laminado son materiales muy resistentes incluso a movimientos del edificio, ya que absorben pequeños movimientos evitando la aparición de grietas.

Adaptabilidad

En la actualidad existen diversos tipos de placas para adaptarse a las características de la obra y al resultado que se desee conseguir. También hay placas resistentes al agua, a la humedad y al fuego, por lo que podrán instalarse en prácticamente cualquier lugar.